Trastornos sexuales: tres consejos para detectarlos a tiempo

Publicado en por Carmen

Los trastornos sexuales son una entidad psicopatológica de una complejidad considerable y su diagnóstico no lo es menos. En ellos confluyen aspectos culturales de manera muy fuerte por lo que el primer consejo para detectarlos es que si se tiene sospecha de padecer alguno se acuda a un profesional especializado fuera de prejuicios. A nivel menos académico y preciso sí se pueden dar una serie de pautas para prestar atención a ciertos signos que nos den la pista para acudir a un profesional.

Consideraciones generales

Lo primero que hay que saber es que para que cualquier problemática sea considerada un problema psicológico debe descartarse cualquier tipo de afección o influencia física en la producción del mismo. Por ello lo primero que vamos a tener que hacer es acudir al médico para que descarte una enfermedad biológica.

Otra puntualización muy importante es que sí es cierto que dentro del desarrollo de enfermedades consideradas como de origen biológico, influye de manera muy importante los factores psicológicos. Por ello nunca está demás que consultemos a un psicoanalista, dejando muy claro el motivo por el que estamos allí y llevando los informes médicos con nosotros. Por último aclarar que en la actualidad existe un acuerdo psiquiátrico (DSM-IVR) que clasifica los trastornos sexuales en tres secciones de las que se hablará a continuación.

Transtornos Sexuales

Se considera como un trastorno sexual a toda aquella alteración de la conducta sexual estadísticamente considerada como normal y que no se deba a una enfermedad médica, al consumo de otra sustancia o a otro trastorno psiquiátrico.

Dentro de los trastornos sexuales existen cinco categorías que abarcan disfunciones o anormalidades en el deseo sexual, ya bien sea por aversión o por disminución notable, el trastorno de incapacidad para mantener la lubricación en la mujer y la erección en el varón, además de la imposibilidad de llegar al orgasmo, o incluso la eyaculación precoz. También existen trastornos sexuales por dolor y diversas disfunciones sexuales no citadas anteriormente.

Parafilias

Respecto a las parafilias se hace necesario aclarar que para considerarse patologías psicológicas la persona solo puede experimentar excitación por estos medios y que su vida laboral y social esta gravemente deteriorada por este motivo. Otra puntualización es que dentro de éstas se encuentran comportamientos delictivos graves como la pedofilia, el exhibicionismo y el sadismo sexual.

Dentro de las parafilias se encuentra el voyeurismo, el fetichismo travestistas, masoquismo sexual, la necesidad de rozarse con otras personas contra su voluntad y el fetichismo. En muchas ocasiones estas prácticas sexuales cuentan con el consentimiento de los participantes por lo que los criterios para diagnosticar deberían diluirse.

Transtornos de la identidad sexual

Estos se dan principalmente con personas que desearían ser del sexo opuesto.

Light bedtime reading

Etiquetado en Psicología

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post